By February 18, 2013 Read More →

El esfuerzo tras la imagen de Marco Rubio

Alex Leary y Adam C. Smith
Tampa Bay TimesWashington

senador-marco-rubioWashington —     El senador Marco Rubio se encuentra en un ascenso sin pausa, una prueba de sus habilidades políticas y su atractivo demográfico que lo llevó la semana pasada a dar la respuesta republicana al Discurso sobre el Estado de la Unión y aparecer en la portada de la revista  Time como “El Salvador Republicano”.

Tras bambalinas se está llevando a cabo un esfuerzo incesante y metódico para crear la marca Rubio, con la ayuda de un equipo de estrategas y encargados de los medios de comunicación que colocan al floridano de 41 años de edad en el camino de una esperada contienda presidencial.

Entre ellos se encuentran miembros del personal de Rubio en el Senado y veteranos de campañas presidenciales que trabajan para el comité político que formó aparentemente Rubio para ayudar a elegir a otros conservadores.

En su lugar, el Comité de Acción Política (PAC) Reclaim America se ha centrado en consultores y la creación de una red nacional de recaudación de fondos. El año pasado, su PAC gastó más de $1.7 millones, con la vasta mayoría yendo hacia personal y recaudaciones de fondos, y unos $110,000 hacia otros candidatos, de acuerdo con el Center for Responsive Politics.

“Esto conlleva una maquinaria, alguien que prepara su imagen para un salto hacia una posición más alta”, indicó la directora ejecutiva del centro, Sheila Krumholz.

El equipo de Rubio planea la política y las acciones de publicidad, incluyendo su reciente incursión en el debate de inmigración. Rubio estuvo entre ocho senadores que trabajan en una propuesta, pero el senador los tomó por sorpresa —y aseguró que estaría al frente y al centro— con una nota en  The Wall Street Journal en que se presentaba el esbozo de la misma antes de que el grupo la anunciara.

senador-marco-rubio-2La maquinaria de Rubio cultiva la imagen de un nuevo tipo de republicano, joven, y tan cómodo cuando habla de Tupac y de los Dolphins de Miami, como cuando lo hace del déficit presupuestal. Al mismo tiempo, los consejeros reparten críticas entre los medios de prensa y disputan agresivamente incluso los puntos más insignificantes en artículos.

La fascinación política con Rubio le ha hecho más fácil a su equipo preparar historias útiles. Cuando por primera vez asumió su oficina en el Senado federal, era Rubio el humilde, el astro político de bajo perfil. A eso le siguieron periódicos desarrollos políticos importantes: política exterior, creación de empleos, la clase media. Cuando Rubio pronuncia un discurso es invariablemente uno “importante”. Un joven asistente se encuentra siempre allí para grabarlo en video y tomar fotos.

“Es casi como si fuera el Backstreet Boy de la política estadounidense, una creación de Hollywood de lo que debe ser un candidato político modelo”, comentó Chris Ingram, un consultante republicano de comunicaciones de Tampa quien ha sido crítico de Rubio. “El tiene que hacerlo con bombo y platillo, pero desde una perspectiva de relaciones públicas, es algo de libro de texto”.

Y es constante. La semana pasada Rubio emitió 17 comunicados de prensa. En comparación, el ex candidato presidencial Paul Ryan, otro potencial aspirante en el 2016, emitió tres.

Tras bambalinas

El círculo político íntimo de Rubio incluye a los empleados de su PAC Heath Thomson y Terry Sullivan, dos operativos que hicieron sus nombres en la descarnada cultura política de Carolina del Sur y cercanos al ex senador Jim DeMint. El muy competitivo Thompson es un fanático del fútbol colegial, más cómodo con una gorra de béisbol que de traje y corbata.

Para una estrategia de mensajes más amplia, está el encantador Todd Harris, quien conoce prácticamente a todo el mundo en los medios de comunicación políticos y nunca elude fustigar a los reporteros.

El personal del Senado incluye a Alberto Martínez, quien proviene de los días de Rubio como presidente de la Cámara de Representantes de la Florida y puede anticipar dónde los críticos pueden atacar a Rubio; y Alex Burgos, otro ex alumno de la campaña de Rubio y quien replica cualquier indicación de negatividad en la cobertura de Rubio.

En el centro está el propio Rubio, encantador, articulado y calculador. Hace mucho tiempo que reconoció el poder de la narrativa personal y entrar en el momento correcto. En inmigración se ha reinventado a sí mismo como un reformista, al cambiar la persona de línea dura que era hace dos años como un candidato que se movía hacia la derecha para encontrarse con un ascendente Tea Party.

En su discurso después del Discurso del Estado de la Unión, Rubio habló de sus padres cubanos inmigrantes y pronunció 16 veces las palabras “clase media”, parte de un esfuerzo para presentarse como la persona normal, el anti Mitt Romney, incluso cuando el tema subyacente de que el gran gobierno es malo llegaba a muchos como republicanismo de la vieja escuela.

La formación de imagen se ha ejecutado tan bien que ha hecho a la incómoda toma de agua incluso más llamativa, un momento no preparado que lo mostró por una ocasión humano y no un salvador.

Rubio hábilmente se burló de sí mismo, al enviar por Tweeter una foto de la botella de Poland Spring. Pero mucho antes del tropiezo, sus encargados de los medios de comunicación aseguraron que controlaría el mensaje a la mañana siguiente, cuando tendría una serie de comparecencias en televisión, incluyendo a  Fox and Friends Good Morning America. Rubio también fue a CNN en Español, donde, al hablar en un español fluido, llegó a una audiencia no explotada por otros políticos.

Rubio terminó el día en la radio conservadora. Cuando el presentador Mark Levin le preguntó a Rubio como podía vérselas con “entrevistadores estúpidos” (refiriéndose a los principales medios de prensa), el senador hizo una analogía deportiva sobre un equipo de clima cálido que tiene que jugar en zonas frías y agregó:

“Se tiene que jugar el partido”.

Maquinaria de dinero

El propósito declarado del PAC Recuperemos a Estados Unidos, que sostiene a gran parte del equipo político de Rubio, es ayudar a elegir a otros conservadores.

Pero de los $1.7 millones gastados hasta el 31 de diciembre, sólo unos $110,000 fueron a candidatos, de acuerdo con un análisis llevado a cabo por el Centro para Políticas Receptivas. Unos $98,000 de este dinero fueron designados para un propósito específico por los donantes, lo que quiere decir que el PAC de Rubio dirigió por sí mismo pocas contribuciones.

En su lugar, el PAC fue usado para pagar a los consultores políticos de Rubio, generar listas para recaudaciones de fondos, llevar a cabo encuestas y realizar viajes.

Ni Rubio ni nadie de su personal político o del Senado deseó hacer un comentario para este artículo. Sullivan envió una declaración por correo electrónico: “Al usar los recursos y la organización del PAC, Marco fue capaz de asistir el año pasado a más de 100 eventos políticos de casi dos docenas de candidatos republicanos. Encabezó mítines y recaudaciones de fondos en 21 estados del país que consiguieron varios millones de dólares para los republicanos. Ningún otro funcionario electo que no se encontraba en la boleta hizo más para elegir a republicanos en el 2012”.

Harris y Thompson son asociados en Something Else Strategies, una firma que ganó $157,000 del PAC. Sullivan recaudó más de $140,000 mientras también trabajaba en el personal del Senado de Rubio. Martínez ganó $75,000 del PAC antes de sustituir recientemente a Sullivan como el segundo jefe de personal de Rubio.

Krumholz, del Centro para Políticas Receptivas, declaró que los gastos del PAC de Rubio recuerdan a otros importantes nombres políticos preparados para avanzar en sus carreras. Esto incluiría al entonces senador Barack Obama, quien dio más a los candidatos que Rubio, pero reunió un equipo político mediante su comité.

Rubio también ha gastado cientos de miles en su esfuerzo de recaudar fondos, lo que incluye correos directos en todo el país. En un artículo que apareció la semana pasada, Rubio dio una fuerte indicación de sus próximos movimientos, al decir que las elecciones del 2012 mostraron que el Partido Republicano no debe hacer un mejor trabajo al explicar cómo sus políticas ayudan a los estadounidenses, sino que “es tiempo que nuevos mensajeros den un paso adelante para llevar la antorcha”.

“Como hijo de inmigrantes, creo firmemente que nuestro tiempo para llegar a otros es ahora”, subrayó Rubio. “Debemos actuar rápido”.

En una acción inteligente después del incidente con la botella de agua, el PAC comenzó el miércoles a ofrecer botellas de agua con el nombre de Rubio en ellas a cualquiera que donara al menos $25. “Envíen a los detractores liberales un mensaje de que Rubio no sólo los inspira… también los hidrata”, indicó el mensaje.

Rubio usó su PAC para pagar $20,000 a Mark Salter, un estratega que ayudó a John McCain en su campaña presidencial del 2008, por ayudarle a escribir una memoria.  An American Son salió el año pasado y Rubio realizó una muy publicitada gira en autobús en estados electorales clave. A esto le siguió una amplia exposición televisiva.

Contienda presidencial 2016

Un temprano favorito de la nominación presidencial en el 2016, su respuesta al Discurso sobre el Estado de la Unión le trajo nuevo reconocimiento, pero también más escrutinio.

Rubio, quien pagó casi $50,000 a una compañía para que hiciera investigación sobre sus antecedentes, tiene listo a su equipo para contraatacar. Nada parece demasiado pequeño o remoto.

Un ejemplo típico: un reportero del  Pittsburgh Post-Gazette hizo en el 2011 una entrada en un blog sobre una conferencia de prensa y mencionó como Rubio llegó tarde e “hizo lo mejor para robarse el espectáculo” al hablar sobre su anciana madre. El reportero se sorprendió cuando una hora después Burgos lo contactó para quejarse. Sin embargo, Burgos logró que actualizaran el blog.

“Ciertamente es un largo tiempo para tratar de mantenerse seguro hasta el 2016, si es que aspira”, comentó el estratega republicano Alex Castellanos. “Se tiene que tener verdadera sustancia para durar tanto. La imagen sola no lo haría”. Agregó que el discurso de Rubio fue un buen primer paso, y el legislador dio otro al día siguiente al presentar una iniciativa de ley que daría créditos de impuestos para que los niños pobres puedan asistir a escuelas privadas.

“Rubio puede ser afortunado de tener esta atención temprana, de manera que informaciones sobre haber inflado su currículo sobre sus raíces cubanas y la tarjeta de crédito se han presentado tanto a nivel nacional que no serían tratadas como noticias”, comentó Norm Ornstein, un becario residente del conservador American Enterprise Institute y quien por largo tiempo ha seguido la vida del Congreso. “Pero si yo fuera una figura política y tuviera una portada en  Time que dijera ‘el salvador’, tendría en el mejor de los casos emociones encontradas. Mientras más te fortaleces, es mayor la tentación [de los medios de comunicación] para mostrar las grietas en tu armadura y hacerte caer”.

Rubio lo sabe. Poco después de que salió la portada, escribió en Twitter: “Sólo hay un Salvador”, escribió. “Y no soy yo. #Jesús”.

Comentarios

comments

Posted in: Estados Unidos, noticias