By February 11, 2013 Read More →

El senador Bob Menéndez, un veterano de batallas políticas

El senador demócrata de Nueva Jersey ha enfrentado controversias con anterioridad

Juan O. Tamayo

jtamayo@elnuevoherald.com

bob-senadorEl senador Bob Menéndez de Nueva Jersey está en la cima de su carrera: como presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado es el hispano de más alto rango en la historia del Congreso, y uno de los integrantes de la “Banda de los Ocho” senadores que encabezan la carga a favor de las reformas de inmigración.

No está mal para un hijo de cubanos que emigraron antes del 1959 —su madre, costurera; su padre, carpintero por encargos— que creció en un bloque de apartamentos de familias pobres en Union City y fue el primer miembro de su familia en ir a la universidad.

Menéndez, de 58 años y demócrata, ahora enfrenta unas acusaciones serias por sus vínculos con Salomon Melgen, un oculista de West Palm Beach y acaudalado donante a las campañas del político que está siendo investigado por el FBI.

Pero este veterano de las encarnizadas lides políticas de Nueva Jersey, que afirmó en una ocasión que se había puesto un chaleco a prueba de balas para testificar en contra de su ex mentor político en un juicio por corrupción, ha negado vehemente todas las acusaciones y se espera que contraataque vigorosamente.

“Se le conoce como un hombre duro. Nadie desea darse un encontronazo con él, porque no soporta a los tontos y su mente es afilada como una navaja, y corta rápido”, dijo José Cárdenas, cabildero en Washington y donante a las campañas de Menéndez.

Menéndez ha apoyado firmemente las sanciones estadounidenses contra Cuba y ha sido señalado como el principal obstáculo para que el gobierno de Barack Obama pueda tratar de mejorar las relaciones con La Habana en los próximos cuatro años. Durante la batalla por la custodia de Elián González en el 2000, Menéndez propuso hacerlo ciudadano estadounidense. En 1996 impulsó la Ley Helms-Burton para reforzar el embargo de EEUU.

“Desde el día en que fue elegido para el Congreso, la voz de Bob ha sido consistente y decidida en arrojar luz sobre el abuso de este régimen totalitario y hacer todo lo posible para que se respeten los derechos humanos en Cuba”, declaró la representante Ileana Ros-Lehtinen, republicana por la Florida.

Pero también ha defendido el aborto, la acción afirmativa y el control de las armas. Votó en contra de autorizar al presidente George W. Bush a invadir Irak, y respaldó a los hispanos cuando estaban bajo el ataque de figuras como Lou Dobbs y Rush Limbaugh.

“Uno de mis objetivos es guiar a todos los estadounidenses hacia una nueva comprensión de los latinos en este país, para afirmar de una vez y por todas que somos participantes de pleno derecho en el sueño, no una multitud que llegó recientemente para imponer una cultura extranjera”, escribió en su libro Growing American Roots (2009).

Ha sido presidente del Caucus Demócrata de la Cámara —el tercer cargo partidista más alto en la Cámara—, presidente del Comité de Campaña Senatorial Demócrata para recaudación de fondos, y ahora forma parte del grupo bipartidista de senadores que están negociando las reformas de inmigración.

Pero el mejor momento de su carrera se produjo en enero, cuando se convirtió en presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, un puesto poderoso y prestigioso anteriormente en manos de John Kerry, demócrata por Massachusetts, que juró su cargo como secretario de Estado la semana pasada.

El récord de Menéndez no está exento de defectos. El periódico The New York Times apoyó su candidatura al Senado en el 2006, escribiendo que era el mejor candidato a pesar de “una historia de fallas éticas que han sido demasiado comunes entre los funcionarios demócratas de Nueva Jersey”.

En su último roce, restituyó al doctor Melgen el 4 de enero $58,500 por dos viajes privados a República Dominicana en el 2010 a bordo del avión privado de Melgen, algo no revelado hasta mucho tiempo después de que un informante con el alias de “Peter Williams” comenzó a hacer acusaciones contra Menéndez el verano pasado.

Williams alegó que los viajes fueron para fiestas con prostitutas, algunas de ellas menores de edad. Menéndez es divorciado y la prostitución de adultos es legal en Republica Dominicana. Agentes del FBI han estado investigando las acusaciones de Williams y allanaron la oficina de Melgen la semana pasada por sospechas de fraude al Medicare.

Menéndez mencionó durante una audiencia del Senado en julio, y en contactos con el Departamento de Estado y el embajador de los Estados Unidos en Santo Domingo, que autoridades en la República Dominicana no han cumplido con un contrato con una compañía, manejada por Melgen y un ex ayudante congresional, Pedro Pablo Permuy, para la revisión de cargamentos en puertos del país caribeño.

The Wall Street Journal informó en el 2010 que Menéndez había instando de manera directa a la Reserva Federal a aprobar un acuerdo que habría beneficiado a un banco de Nueva Jersey que se encontraba en serias dificultades, y ocho de cuyos directores habían contribuido a sus campañas.

En el 2006, el fiscal federal de distrito de Nueva Jersey, que ahora es el gobernador republicano Chris Christie, investigó denuncias de que Menéndez había roto las reglas sobre conflictos de interés al alquilar propiedades a una agencia sin fines de lucro que recibe fondos federales. Menéndez respondió que la agencia contra la pobreza había recibido fondos de Estados Unidos durante años antes de que él entrara en el Congreso. El propio Christie fue acusado más tarde de prejuicios políticos y nunca se presentaron cargos.

Los republicanos también lo han acusado de encaminar negocios hacia una ex alta asesora del Congreso que más tarde fundó una firma de cabildeo. Menéndez ha negado las denuncias y dijo que la empleada se ganó los contratos porque es una buena cabildera.

Menéndez ha negado rotundamente las acusaciones de Williams, hechas en correos electrónicos a algunos medios de comunicación y al grupo de vigilancia Ciudadanos Por la Responsabilidad y la Etica en Washington (CREW), que pasó las pistas al FBI, el cual ahora está cuestionando su confiabilidad.

“Williams” esperó hasta que Menéndez buscó la reelección el año pasado para hacer públicas sus acusaciones, y nunca habló por teléfono con el FBI, “por lo que esos dos hechos se combinaron para minar seriamente su credibilidad”, indicó la directora ejecutiva de CREW, Melanie Sloan, a la CNN recientemente.

La oficina de Menéndez no respondió a una solicitud de comentarios para esta información, pero muchos de los que lo conocen lo han defendido fuertemente.

“El senador Menéndez siempre ha sido directo y honorable”, declaró el senador Marco Rubio, republicano por la Florida.

“Es una de las personas con más principios que yo conozco”, añadió Mauricio Claver-Carone, director ejecutivo del Comité de Acción Política por la Democracia en Cuba (Cuba Democracy Political Action Committee), de Washington, que apoya las sanciones contra Cuba.

La página de internet del Senado considera la vida de Menéndez como una “historia estadounidense por excelencia” —presidente de su clase en su último año en la escuela secundaria, miembro de la junta escolar a los 20 años, licenciado en Derecho por la universidad estatal y, a los 32 años, alcalde de Union City, a veces llamada La Habana del Hudson por su gran población cubana.

Nacido en Nueva York, es el más joven de los tres hijos de una pareja cubana que emigró a Estados Unidos en 1953. Su padre se suicidó cuando Menéndez tenía 23 años, según algunas biografías.

Inició su carrera política como protegido del alcalde de Union City, William “Billy” Musto, pero en 1982 testificó en un juicio federal por corrupción que envió a Musto a prisión por tres años. Menéndez dijo a los periodistas que llevaba un chaleco a prueba de balas durante el juicio.

Menéndez fue alcalde de Union City desde 1986 hasta 1992, cuando fue elegido a la Cámara de Representantes de EEUU. Fue nombrado al Senado a principios del 2006, cuando Jon Corzine renunció a su escaño para convertirse en gobernador de Nueva Jersey, y luego ganó nuevos mandatos de seis años en el 2006 y en el 2012. Es el sexto hispano elegido al Senado.

Se divorció de Jane Jacobsen, una ex maestra de Union City, en el 2005, después de casi 30 años de matrimonio. Tienen dos hijos adultos, Robert Jr. y Alicia.

Desde muy temprano en su carrera política, Menéndez ha estado muy cerca de los exiliados políticos cubanos que comenzaron a aglutinarse en Union City después de que Fidel Castro tomó el poder en 1959. Después de llegar al Congreso ha trabajado estrechamente con los otros miembros cubanoamericanos para mantener las sanciones económicas sobre la isla de gobierno comunista.

“Es uno de los defensores más efectivos de la línea dura contra el régimen de Castro que yo he conocido”, enfatizó Cárdenas, colombianoestadounidense que se desempeñó anteriormente en Washington como representante de la Fundación Nacional Cubano Americana, y como alto funcionario de la Agencia de EEUU para el Desarrollo Internacional. Cárdenas agregó que donó a la última campaña de Menéndez.

Menéndez es uno de los tres demócratas cubanoamericanos en el Congreso, junto con los representantes Albio Sires, de Nueva Jersey, y Joe García, del sur de la Florida. Los otros cuatro cubanoestadounidenses en el Congreso son los senadores republicanos Rubio y Ted Cruz de Texas, y los representantes republicanos Ros-Lehtinen y Mario Díaz-Balart.

Read more here: http://www.elnuevoherald.com/2013/02/10/v-fullstory/1404137/senador-bob-menendez-un-veterano.html#storylink=cpy

Comentarios

comments